Dios y el diablo en el taller

La discusión fue simple, dios dijo: yo me encargo de la mayor, vos encargate de la otra. Y así la ley de las compensaciones comenzó. La mayor tuvo tres hijas hermosas y su hermana fue tía.
El día del nacimiento de la menor, hacía calor. Era lunes por la madrugada cuando empezaron las contracciones. Partí hacia la Facultad a inscribirme en unas materias, la cola de alumnos daba vueltas por la escalera, pensé que es lo importante y corrí a tomar un colectivo que me lleve al hospital. Al llegar, ya estaba junto a su madre en la habitación. Una vez más el milagro había ocurrido.
En la noche de ayer hubo una fiesta. La niña creció y estaba entregando velas encendidas. En un momento dijo: “Marianita: Ella, la que me hizo de Estudiantes,GRACIAS!, la que siempre está para que vaya a molestar a su casa del centro, con su compu!, piensa que voy por su compu, pero no, voy por ella que la quiero muchísimo, que mujer más loca, ¿somos parecidas no? Se nota que somos tía-sobrina. La que me lleva a la cancha, la que me hizo socia. En fin, la que siempre está! Te quiero muchísimo. Y nunca me faltes.”
Caminé hacia ella conteniendo la emoción, pero no pude y subida en mis tacos lloré.
Si a quien dios no le da hijos el diablo le da sobrinos, mi hermana le agradece a dios y yo le agradezco al diablo. Así la ley de las compensaciones sigue su curso.

Anuncios

4 Respuestas a “Dios y el diablo en el taller

  1. Bueno, también tengo sobrino, también lo haría de Estudiantes para llevarlo a la cancha (por ejemplo este sábado, para que viera como le ganábamos a ese equipo chico que va puntero). El único problema es que vive a 400 km y que el viejo es del lobo, pero la madre -mi hermana- en secreto, sin que nadie lo sepa, le va haciendo un trabajo finito finito, y ya el chico se sabe la de la tarantela (“se mueve para acá, se mueve para allá…”)

  2. Bueno, yo soy tu sobrina, la cual te dio una vela, la cual te agradece que me hallas hecho de estudiantes, bueno hoy estoy en tu casita del centro, en tu compu, jaja
    Te quiero sabelo.
    Mucha suerte.
    Agus

  3. Bueno, Carlos, sabrás de que te hablo entonces. Tener sobrinas como las que tengo es algo maravilloso, una de las cosas más maravillosas que me ha pasado en esta vida. Ahora ya están grandes, pero por suerte puedo seguir disfrutando cosas con ellas, que vengan a casa después de un recital, que me cuenten como les va en la escuela o como le está llendo en su primer año de facultad a la mayor. Saber que uno es una influencia y preguntarse todo el tiempo si estará bien o mal serlo. En fin, por estas niñas (casi mujeres) se me cae la baba.

  4. bueno tìaa madrina mia y de la unica creo no?¿
    bueno se q te emocionaste cuando agus te dio la vela
    yo tmb me emocioneè cuando te vi con el auricular escuchando el partido del pincha en el medio de la cena !!!te queria matar! hasta que me di cuenta que lo tenias puesto solamente para tener al tanto a la cumplañera de ese partido tan importante !es asi no?¿ no fue para uso personal sabiendo que agus es tanto o mas fanatica que vos del ultimo campeòn,,pero bue la fiesta estubo re lindaa y vos tmb 😉 eh! y sabe que todo lo q te escribio agus lo pensamos solcha y yo tmb !
    y que si! aunque te agrandas a veces ,,

    SOS LA MEJOR TIA DEL MUNDOO !
    te amoo
    maquii

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s