Cábala

Cada cual tenía su lugar, con mis hermanos corríamos el sillón de un cuerpo para que mi papá se sentara frente al televisor, los demás en sillas, hasta había una reservada por si algún amigo venía a ver el partido con nosotros. Era la tarde de un día de domingo. Mi papá fumaba cinco cigarrillos y tomaba un vaso de wisky en cada tiempo. Todo estaba calculado, la familia unida frente a la tele alentando al equipo, nada podía fallar.
Lejos estábamos de saber que ese día iba a quedar marcado para siempre en nuestras retinas.
Hoy, a 21 años, todavía se me pone la piel de gallina al escuchar el relato grabado de Víctor Hugo Morales.

Anuncios

Una respuesta a “Cábala

  1. Que recuerdo raro en este momento especial de futbol -como siempre en argentina- pero q pasa por otro lado….

    Maradona siempre a sido la fantasia misma… ayer y hoy…

    cosmico, sin vueltas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s