Mañana en el Abasto (versión cursi)

La chica bajó por el ascensor con temores, llegó a Calle Corrientes a metros de la estación Carlos Gardel, la decisión fue irreductible: después de haber sido una mujer etérea le resultaría casi imposible querer alejarse del cielo. No escuchó el tren. Esta vez no estuvo en el subsuelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s