Golpe de suerte

La primera vez que los ví en vivo era una chica saludable y católica, tenía 18 años y hasta ese entonces solo había ido a recitales de Fito, Baglietto, Goldín y hasta a uno en el que Pedro y Pablo se habían juntado. Todavía conservo parte del póster hecho por Rocambole y si la memoria no me falla la cita fue un 19 de junio de 1989 en el Estadio Polideportivo de Gimnasia y Esgrima La Plata (entré y tal vez siga entrando a ese lugar solo por los recitales). Al llegar no podía creer lo que estaba pasando, la gente cantaba sin cesar, era como estar en un estadio de fútbol. El recital llegó a su fin antes de lo pautado gracias al negro José Luis (barra brava gimnasista) que se encargó de desenchufar los equipos hasta que el Indio dijo: una más y no volvemos a salir.
La segunda cita con Los redondos fue al año siguiente, en el Club Atenas de La Plata, otra vez el recital terminó mucho antes de lo previsto, no solo tuvimos que soportar cacheos interminables, sino que fuimos expulsados gracias a que tiraron gases lacrimógenos (dentro de un estadio cubierto).
Las anécdotas se acrecentaron con los años, los ví en el Estadio de Obras Sanitarias un par de veces, viajé a Mar del Plata un fin de semana para verlos en Go! , me empapé en Tandil mientras un flaco me preguntaba si tenía merca para vender, fuimos a Huracán y volvimos apiñados porque el micro que nos llevaba y nos traía jamás volvió a buscarnos, siguen y siguen los recitales, no quise viajar a Córdoba y después de verlos en la cancha de Racing, algo me dijo ya no más.
Todavía recuerdo los cánticos: “No tomamos Coca cola, no tomamos 7up, nosotros tomamos vino que es industria nacional”… y aquel de principios de los noventa que decía: “Hay que privatizar, hay que privatizar, hay que privatizar el obelisco y quien lo va a pagar, y quien lo va a pagar, Alzogaray por el culito”… Durante esta semana estuve escuchando el recital que el Indio dio en el Estadio Unico de la ciudad de La Plata (confieso que me arrepiento un poco de no haber ido), en esa grabación puede escucharse…Solo te pido que se vuelvan a juntar…
Se sabe que está de moda que los grupos se junten. Es sabido también que si lo hacen llenarían varios estadios. De todos modos por mi parte creo que he tenido el golpe de suerte de verlos en esos recitales en los que solo había

  • unos pocos peligros sensatos
  • Anuncios

    9 Respuestas a “Golpe de suerte

    1. Soy de la idea de que lo que hace a un gran recital es a la vez algo que tiene que ver con el contexto y la oportunidad y que una banda que se “reune” puede llegar a ser, en el mejor de los casos, la mejor de las “banda tributo” a sí misma. Pero ya no es aquél contexto ni aquella oportunidad…

    2. Bueno, creo que yo llevo una historia similar con los Redondos. En una época, Los Redondos era un grupo que apuntaba a la diferencia, a la originalidad, al arte alternativo, e ir a verlos era casi como ir a ver teatro under. Luego estaba la música, nueva, fresca, intelectual, visceral, profundamente rockera, pero con vuelo. Hubo una transición, y no sé cómo pero en algún momento eso derivó en Los Piojos bramando “Maradó, Maradó”, la futboludización del rock nacional, y Bulacio, y la reticencia de Los Redondos a hacerse cargo del muerto, y la violencia in crescendo, las bengalas y los trapos, los Redondos asimilados por su propio público, la des-educación menemista, y Pier cantando letras estupidizantes con la voz del Indio, y la separación de los Redondos, y el Indio que nunca daba entrevistas saliendo ahora hasta en la Revista Gente para promocionar su disco solista, y Skay cantando con la voz del Indio, y los Callejeros cantando con la voz del Indio, y Cromagnon. Todo eso en un vértigo que, volviendo a escuchar Gulp, Oktubre, el Ojo Idiota, no se puede casi explicar.

    3. Bueno chicos cada día me gustan más sus comentarios, es como que terminan de armar el post.
      Pensaba en algo de lo que decís Pablo mientras lo escribía. La única banda que fui a ver cuando se juntaron fue Serú ( hasta tuve el póster sobre mi cama) y sé que no tiene punto de comparación con lo que deben haber sentido quienes los vieron a principios de los ochenta. Luego vino la reunión de Sui Géneris, eso (para mi) rozaba con lo patético.
      Leandro hiciste que me acordara de un recital de Los Piojos…sabés dónde los ví? En lo que había sido el gimnasio del negro cañón que nombran los redondos en uno de sus temas. Creo que esa fue la única vez que los ví por cierto, recién sacaban su segundo disco.
      Hay veces en las que pienso que me torno medio insoportable recordando estas cosas, pero después miro alrededor y me digo, está bien hacerlo, que bueno es haber vivido eso. Creo que algo por el estilo puse en el post del flaco, cuando veía a un nene de unos 12 años y pensaba, tendrá este pibe alguien que lo acompañe en su vida tanto como nos acompañó a nosotros el flaco!. En fin, como dije suele repetirme y melancolizarme,

    4. Se cortó tu post. Bueno, a mí lo que me preocupa es haber llegado a los treinta y cuatro y estar en ese famoso punto donde todo tiempo pasado fue mejor. A ver: ignoro todo el rock nacional actual, todo me suena igual. Es como que hay dos corrientes, y las dos sumamente retrógradas. Una es la de volver a los Rolling Stones, que fue la herencia de los Ratones Paranoicos, digamos: Los Piojos, La 25, Las Viejas Locas, you name it. Otra es la herencia de Calamaro, que es la canción de fogón: ahí entra La Vela Puerca, Los Tipitos, Pity, Coti. Otros están entre las dos corrientes, como Los Villanos. De la vieja camada: el alma de Charly está encerrada en una botella de whiskey, y su cuerpo sigue la inercia de los recitales. Calamaro es un CD con una canción en auto-repeat. Los otros, como mucho, están en revival constante: Soda se junta a hacer covers de sí mismos; Fito, en los últimos diez años, sacó cuatro discos de grandes éxitos y cinco de canciones nuevas, ninguno a la altura de “Ciudad”; Spinetta no renueva su propuesta. ¿Dónde están los increíbles Serú Girán, los Spinetta Jade de hoy? Aún en los ochenta y parte de los noventa, la música era vanguardia, y tenías gente como Soda, Virus, Los Abuelos, Charly, Fito, los Redondos, los que vivían empujando en originalidad creciente, con calidad e innovación constante. Hoy hemos vuelto atrás en la evolución hasta el hombre de Cromagnon (o de Cromastone, como decía Asado Violento). Pero vuelvo al principio: ¿percibo esto porque estoy viejo, o porque realmente todo tiempo pasado fue mejor? ¿O es que hoy hay prodigios musicales que puedan poner más de tres acordes de fogón o actuar como un simio arriba de un escenario para parodiar a otros simios que hay debajo? Y todavía no toqué el panorama internacional.

    5. Eso de que todo tiempo pasado fue mejor siempre me hace acordar a un fragmento de El túnel de Sábato, él dice preferir recordar los hechos malos, así asegura que todo tiempo pasado fue peor, aunque el presente le parece tan horrible como el pasado. En fin no quiero irme de tema. También desconozco bastante el panorama musical actual, tal vez lo único que me alegra en estos días es escuchar lo bien que les está yendo a los chicos de Estelares, otra banda platense que se carecteriza por hacer canciones. De todas maneras creo que de vez en cuando se puede escuchar algo bueno, no sé a mi me encanta ir a recitales, aunque voy mucho menos que antes.
      Y dale Leandro metete con el panorama internacional, así me curto un poco. Como podrán ver si bien escucho bastante de todo, mi vida está regida por el llamado rock nacional, casi todos mis post tienen algo de algún tema.
      Alguien va ir a ver a The Police?

    6. A mí también me gustaba ir mucho a recitales, aunque admito que cada vez me cuesta más encontrar algo que me pique. La última banda a la que seguí con cierta asiduidad fue a los Dancing Mood, una vez por mes los iba a ver seguro. De las bandas que vienen de afuera, estoy muy enojado: los precios son excesivos. Y no es que no pueda pagarlos: no quiero. No hay razón para pagar por The Police una entrada que sale más cara que lo que cobra la misma banda en un país del primer mundo. Así me los pierdo, yo sé, como también me pierdo a Björk, como me perdí a Massive Attack, pero ya es una cuestión de principios. A Waters lo fui a ver por segunda vez porque entré gratis, no porque estuviera dispuesto a pagar lo que pedía. Creo que la cabeza de turco de esa movida fue Cold Play, quien pidió precios irrisoriamente altos y cuyas entradas se agotaron en cuestión de minutos. Los mecenas locales que propician estos conciertos tomaron nota, y ahora se acepta que la gente pague 450$ por ver a The Police parado. En fin.
      Respecto al panorama internacional: hasta los noventa yo seguía bandas “nuevas”, digamos. Así, seguía a Radiohead, Portishead, Massive Attack, Björk, y otros nombres menos conocidos, que surgieron en esa década. Cada uno traía agua nueva: sofisticados, innovadores, no insultaban mi inteligencia y buen gusto, digamos, como Los Piojos acá. Pero parece que la retrogradación cultural que nosotros asociamos a la era menemista de los noventa, ellos la vivieron en esta década que estamos ahora, de la mano de Bush y Blair. Todos estos grupos que nombré salieron de Inglaterra o de su movida cultural (como el caso de Björk), pero ese filón parece haberse agotado: ese filón que dio históricamente todo lo que fue grande alguna vez: desde los Beatles a Radiohead, pasando por Purple, Zeppelin, Yes, Genesis, Pink Floyd, Queen, The Police, el rock sinfónico, el punk, el techno, todo. Así, todo lo que siguió en el 2000 me parece “copia de”; los nuevos grupos como Muse, Cold Play, Travis, Keane, son una copia lavada o cortada de la primera época de Radiohead, por ejemplo. En Estados Unidos siguen obsesionados con el hip hop, que es un camino encerrado en sí mismo. Hay chispas ahí: hubo Prince, hubo Nirvana, pero ya no hay más revoluciones, ni de un lado del Atlántico, ni del otro. ¿Todo tiempo pasado fue mejor?
      Releo lo que escribí y parece el discurso de un viejo resentido, jajaja. Acaso no sea casual que haya tanta moda “retro” últimamente, y se vea a los chicos de veintipico bailar la música de los 80s que no vivieron; que el cine vuelva a las remakes, que exista una radio de “clásicos” (Aspen) o de recuerdos folklóricos vernáculos (Mega) o un canal de series antiguas (Retro); que los viejos grupos se vuelvan a juntar, como The Police o Genesis (o Soda).

    7. Me encantó en lo que derivó el post, en realidad son cosas que vengo pensado desde hace mucho. El martes en el taller de teatro, mi profe me preguntó si iba a ir a ver a The Police y le batí un discurso parecido, que en realidad iría (tal vez saque la entrada), pero que me molestaba sobre manera tener que gastar tanta plata en hacerlo. Uno de los primeros post de este blog habla sobre lo que cobró Coldplay.
      En fin, tal vez nos estemos poniendo viejos nomás. Un día de estos ( si lo encuentro) tal vez postee un discurso que escribí para una clase de filosofía en el secundario.
      Gracias por pasar Leandro.

    8. El mal llamado “rock nacional” siempre estuvo curtido de rebeldía e ideologias juveniles que surgian de la necesidad de enfrentar un sistema que desde siempre aisló a la juventud y ser diferentes en algún punto con lo pacato de la sociedad. En un principio la influencia “beatle” o “stone” o hasta la del mismísimo “elvis” eran originales, de vanguardia e indudablemente transgresoras. Los jovenes de aquellos años querian ser “algo” distinto, buscaban nuevas tendencias… hippies, rockeritos, la rebeldia era dejarse el pelo largo, el flower power, etc… Argentina tiene la particularidad de haber tenido politicas represoras con tinte ideológico censurador desde siempre, asi que el hecho de ver a los “fab four” meneando sus cabezas con flequillo, a Elvis descaderarse en vivo o escuchar a Jagger gritar su insatisfacción caía como anillo al dedo… así aparecieron los sandro, los tanguito, los gatos, almendra, etc… cuando se venia agotando la “buena nueva” surge una dictadura increíblemente cruel que a base de desapariciones, exilios y censura logró el renacimiento del espíritu rebelde de aquellos años y los jóvenes audaces de aquel tiempo pudieron expresarse por medio del arte de manera oculta, original y metafórica… y obviamente llegaban a los corazones sufridos… luego de un tiempo “democrático” se acabaron las ideologías, la experiencia de las drogas, que despertaban los sentidos e inspiraban, pasó a ser el “reviente” por necesidad y los pibes esperan ver a su ídolo dejar el hígado en el escenario después de comer unos hongos podridos de una olla porque el pity es “regrosso”… y si nada sorprende es porque el rock terminó siendo absorbido por el sistema que aquellos viejos precursores criticaban… las bandas de hoy para ser algo deben “transar” con el pepsi rock, quilmes rock, paso de los toros rock, etc…

    9. Por otra parte y siguiendo la idea del post puedo decir que sin ningún lugar a dudas en su momento el indio influenció notablemente en mi manera de ver las cosas “Una canción no puede cambiar al mundo, pero hay canciones que hicieron cambiar mi mirada sobre el mundo”. Estoy hablando de los principios de mi adolescencia, cuando buscaba una imagen donde reflejarme… El paso del tiempo me hizo notar que esa ideología en la que tanto creía se terminó transformando en el marketing de la banda. Los critiqué por no saber delegar las responsabilidades en las que no estaban aptos para ejercer, ejemplo más claro, la seguridad…
      Los seguí por Sta fé, Racing, Mar del Plata, River, Uruguay, Córdoba… no puedo aceptar ver a Skay sin el Indio al lado; tuve que aceptar ver al Indio sin Skay… Como en todo “matrimonio” el tiempo desgasta la relación y en algún momento se necesita volar solo. Por una cuestión sentimental quisiera verlos nuevamente juntos en un escenario, pero entiendo que aquellos niños de 11, 12 o 13 años que no pudieron ver a Los Redondos en vivo hoy tienen 17, 18 o 19 años y seguramente tienen la misma mentalidad retrógrada del tetra y el porrito… sería inevitable que estos pibes pasen a formar parte de las crónicas policiales ricoteras.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s