Tal vez mañana

Recuerdo exactamente donde compré mi primer disco compacto. Corría el año 1992 y luego de analizar el mercado de ofertas me dirigí al Alto Palermo a comprar la compactera que adicionaría a mi equipo de música. Para esa época Fito sacaba “El amor después del amor” y hacía explotar las ventas. Por supuesto en la gran cadena de disquerías estaba agotado. Crucé la calle y lo conseguí en una pequeña disquería de Avda Santa Fe. El segundo disco compacto fue “Exactas” de Luis Alberto Spinetta y ese lo adquirí canjeando el casette de El amor después del amor que me habían regalado en una disquería mítica de La Plata frente a la Facultad a la que solía acudir por aquellos años. Así fue como empezó la colección de discos de tamaño reducido. Siempre que podía compraba uno nuevo, hasta tenía que prohibirme la entrada a casas de música para no salir con dos o tres ofertas. Todo muy lindo hasta que la era digital se hizo presente. La manera de conseguir música ahora es mucho más fácil, basta con poner un nombre en un buscador y ya tenés discos enteros para bajar. La idea de poseer discos originales se fue desvaneciendo de a poco.
Recuerdo todo esto porque dentro de dos días sale a la venta un nuevo disco de Luis Alberto Spinetta y de repente las ganas de acercarme a una disquería y comprarlo y correr a casa a escucharlo mientras miro detenidamente el librito me invadieron por completo.

Anuncios

3 Respuestas a “Tal vez mañana

  1. El primer cassette que me regalaron, fue Almendra de Almendra. Mi tío hippie me lo regaló cuando yo era muyyyy pequeña. El primer cd que me regalaron, ya en plena adolescencia rebeldona, fue Artaud, Pescado Rabioso. Mi tío proyectaba cosas en mi, el ya estaba jugado. ¿Y ahora? La tecnología hace que un passarinho haya subido un Mañana a la red y ya lo tengamos en mp3. Tengo que contarselo a mi tío, su hippismo no lo va a poder creer!

  2. Que buena influencia Sabri!
    El disco ya está en la red, que se le va a hacer, de todas formas yo tengo el original en casa, todavía me falta acomodarlo en el mueble junto con algunos otros. Todavía me falta tomarme el tiempo para escucharlo detenidamente y leer el librito y tocar la caja que lo contiene, todavía me falta pasarlo a mp3 para llevarlo conmigo a donde vaya.

  3. Pingback: Luis Alberto Spinetta-”Un mañana” « La Música que flota en la web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s