Versión 3

El lunes pasado asistí tímidamente a la charla que dio Marcelo Cohen en el Pasaje Dardo Rocha de La Plata. Llegué temprano y me detuve frente a una mesa en la que había libros, de repente noté que había alguien a mi lado, giré lentamente la cabeza y ahí lo vi, era Marcelo Cohen. Antes de que mis labios pronunciaran tontas palabras, mi cuerpo se alejó y solo pudo volver a su ritmo normal cuando Cohen se había retirado lo suficiente. La sola idea de estar a la misma altura, digo en el mismo lugar me hizo temblar. Recordé una vez que fui a un recital de Samalea y apareció Charly, la entrada me había costado 2 pesos, y si me hubiera quedado al finalizar el mismo seguramente podría haberlo saludado de cerca al de bigote bicolor, pero no quise, me gusta que estén ahí, lejos para ser admirados. Ahora siento vergüenza al escribir estas palabras, pero bueno, soy actriz, solo interpreto algunos papeles, algunos mejor que otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s