Válvula de escape

La semana pasada o la anterior, no recuerdo el momento exacto, dos clientas del lugar donde trabajo hablaban sobre olvidarse del mundo. Una opinaba que lo lograba metiéndose en la pileta. La otra respondía que ella lo lograba leyendo. Yo, solo atinaba a despachar lo que me pedían y contar los minutos para volver a casa. Así es como transcurre este verano. Con lecturas vespertinas y nocturnas. Por la tarde algún autor contemporáneo, por la noche un clásico. Entonces me vienen a la cabeza algunas preguntas: ¿Hay lecturas de verano? ¿Hay libros que pueden ser leídos en la playa? ¿Hay libros para leer en la colchoneta inflable de la pileta? ¿Cuándo lee más el común de la gente? ¿Qué libros deberían ser enterrados en la arena? ¿Qué libro es útil para matar cucarachas? Demasiadas preguntas, ya es hora de seguir leyendo.

Anuncios

2 Respuestas a “Válvula de escape

  1. Los pesados sirven para matar cucarachas
    los livianos para leer en el colectivo
    pero los pesados, si son buenos, se vuelven livianos, la ley de gravedad no funciona en la literatura

  2. Que bueno Lucas, hace poco desafié la ley de gravedad leyendo “Donde yo no estaba” de Marcelo Cohen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s