Nuestro amo juega al esclavo

En medio de estudios y lecturas oigo y leo que algo se ha filtrado. Busco imágenes. Allí están. Todas disponibles. Aquel recital. El último recital de los Redondos al que asistí. Vienen los recuerdos. Las horas de cola. La entrada en la mano. El ingreso tardío. El recital iniciado. La decisión de no volver a verlos en esas condiciones. Es como un fin. No se pierde lo anterior. Se transforma. Sigo viendo las imágenes y llego al tema “Juguetes Perdidos” sobre el final siento que el indio me da la razón: Dicen por ahí que esto se termina… esto se termina cuando ustedes quieran…

Anuncios

Una respuesta a “Nuestro amo juega al esclavo

  1. El poder de los Redondos llega al punto que una guitarra y un riff ínfimo hacen que la gente estalle. No importa el lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s