Cautiva de la masa acrítica

Hace un tiempo ya que siento que los libros me encuentran. En realidad desde que el placer por la lectura es justamente eso. Placer. Claro que hubo libros que me encontraron a los que les hice un ole, luego de las primeras páginas. Este no es el caso de “Norep” de Omar Genovese. El libro vino a buscarme hasta mi ciudad, para hacerme cautiva. Fueron tres días (tres noches) las que me llevó leerlo. Pienso en Borges y su refutación del tiempo. Justamente era algún libro de Borges el que quedó esperando ser leído después de este. Todo lo mezclo. Esto no es una crítica. Es una suma de sensaciones. También recordé ¿casualmente? a Lamborghini. Alguna vez leí un post sobre Tadeys en el blog de Genovese. Tadeys, otro del que fui cautiva. Entonces no hay más que eso. Menos que eso. El placer por la lectura. Por llegar al final de un párrafo y marcar la hoja. Por llegar al final de una línea y decir (por incapacidad de encontrar un adjetivo mejor) simplemente genial. Claro que todo tiene que ver tal vez con el tiempo en el que el libro llega. Por eso es que uno de los párrafos marcados fue este (por la tarde había visto imágenes al pasar del desfile de gente despidiendo al ex presidente argentino).

“_ Ahí tenemos otra manifestación extraña: la angustia. Usted siente que hay algo más lo impulsa la certeza de que no alcanza y va por más. En el tránsito entre la percepción y la toma de decisión está la angustia. Cuanto más se extiende la decisión, el estado de duda, la angustia toma más consistencia. Tal estado espiritual (o en teoría, “estado sensible”) atraviesa civilizaciones, costumbres y creencias. Ahora, ¿la angustia genera energía? Sí, y una muy peligrosa, capaz de destruir al que la porta. Pero si usted observa la historia humana con sumo detenimiento, verá que la angustia produce una nébula que invade sueños íntimos confundiéndolos con imágenes proyectadas desde el sueño colectivo. Al suplantarse uno en otro, lo generado toma forma de Gran Confusión, y ahí el lúcido dirigente aprovecha la instancia y ejerce el poder, porque el poder es llamado para fijar la acción definitiva del progreso sobre el destino.”

Repito entonces, no soy quien encuentra a los libros son los libros los que me encuentran en el tiempo y el lugar indicados, como cuando asisto correctamente a recitales. Para los que no se han dejado encontrar todavía, aquí tienen la oportunidad de hacerlo en la reconquista de Buenos Aires.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s