La entrada es gratis…

Hace un rato fui a visitar la muestra de fotografías de Maximiliano Vernazza “El Charly que yo conozco”. Acercarme a ella no me costó demasiado esfuerzo, solo caminar unas cuadras bajo el sol de la ciudad. En cuanto a las fotografías todas son buenas, con los colores justos, llena de colores diría más bien, debido al aerosol que abunda en la mayoría de ellas. De todos modos hubo algo que me conmocionó. Un Charly que conocía también, pero que prefiero olvidar. Me llamó la atención cuando llegué a casa leer en algún blog que la mejor fotografía es la que a mi más me impactó. Charly, casi desnutrido, tapado solo con una toalla, sentado en el balcón de su departamento, con un changuito de supermercado como única compañía y la ciudad con sus luces debajo. Ese también es Charly García. Solo se necesita dar media vuelta para verlo vestido de negro con el doble de peso. Su muerte y su resurrección reunidas en una muestra fotográfica, esa es la impresión que tengo. Aunque quizá su muerte jamás ocurra o su resurrección suceda cada vez que lo escucho o recuerdo alguno de los recitales donde vi al Charly que yo conozco…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s