La delgada cinta del tiempo.

Anoche, salí caminando por las calles de la ciudad que habito rumbo al Teatro Argentino. El camino de mi casa hasta allí lo recorrí en más de una oportunidad, he pasado muchas veces, seguramente más de la que pueda recordar, por la esquina que anoche se robó poderosamente mi atención. No fue la esquina, sino una casa, departamento, ubicado en un segundo piso. Allí en la ochava de la calle, un balcón, sobre el balcón, una escultura, desde abajo, y con la oscuridad de la noche, podría confundirse con una mujer, quieta, inmóvil. ¿Cómo no lo había visto antes? Comencé a imaginar que seguramente allí vive un coleccionista, o un escultor, o una señora que estaba limpiando, alguien con vida, detrás de la escultura. Así, luego de permanecer detenida unos minutos, retomé la marcha.
En la sala Tacec del teatro Argentino de La Plata, se presentaba “Archivo expandido” de Magdalena Arau. Poco sabía de lo que iba a ver. Apenas había leído un comentario al pasar. La ubicación estuvo perfecta, desde allí podría ver. Tres proyectores, tal vez más, radiograbadores, audios truncos, palabras entrecortadas, imágenes repartidas. Elegir que parte ver, elegir taparse los ojos, elegir mirar al que está sentado delante, mientras el que está sentado delante mira hacia la consola. ¿El sonido está fallando? ¿Esto es a propósito? ¿Qué es lo que quieren mostrarme? ¿Puedo elegir? Archivo expandido, es, para mi, todo eso junto, imágenes en super 8, diapositivas, el relato que no llega a ser y sin embargo es. En un momento un cartel dice: el pasado no es literatura. Tal vez no lo sea, tal vez el tiempo, el pasado tiempo, sea solo una sucesión de imágenes, arbitrariamente armadas. Pero esto es solo una mirada, la misma que minutos antes se había posado en el balcón de una casa…
Aquí el tráiler

Anuncios

4 Respuestas a “La delgada cinta del tiempo.

  1. ¿Elegir mirar al que estás sentado delante?… jamas me hubiera atrevido a decirlo ante una película de Herzg o Marker….

  2. Bueno, no estaba frente a una película de Herzog, de todas maneras, es algo que rescato como positivo, digo (tal vez no pude expresarlo en el post) en ese momento, el flaco que estaba delante se incomodó, creía que algo estaba fallando, lograr eso en el espectador es lo que más me atrajo. Espectadores vivos.

  3. De todas maneras no logro entender el concepto de “espectadores vivos”. Pienso: ¿la vitalidad del espectador se encuentra en los movimientos físicos que este puede desarrollar durante la proyección? y sumo otro interrogante más; ¿esa vitalidad motriz es atraída exclusivamente por el dispositivo de proyección?

  4. No lo sé!. Es lo que me ocurrió ese día, durante esa proyección. De todas maneras hay algo en los dispositivos, y en el lugar que ocupaba en la sala que seguramente tiene mucho que ver. Se puede detener la mirada solo en la pantalla, pero hay alguien casi a tu lado que pone cintas, que para radiograbadores, que escribe, la mirada puede dispersarse y posarse donde más le plazca. No soy una crítica de cine, ni quiero serlo, lo que me gusta hacer (incluso para releerlo luego) es dejar algunas impresiones sobre lo que vi. Igual me gusta la idea esta de que el espectador no tiene porque quedarse quieto y ensimismado frente a lo que se muestra. ¿Fuiste a verla? Saludos tocayo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s