Siempre es como la primera vez…

La primera vez que lo vi, quien estaba ahora a mi lado, era solo una semillita en la panza de mi hermana. Veintitrés años más tarde era la encargada de convencerme de ir nuevamente a ver a Charly García. ¿Cómo negarme? Así fue como sin dudarlo mucho (o quizá dudando solo un poco) sacamos las entradas para que ella lo viera por vez primera en vivo. Ir con mis sobrinas a ver a uno de los músicos más importantes de mi vida, le daba un toque aún mayor al evento. Lo que vino después me cuesta traducirlo en palabras. Ahí estaba Charly García anunciando que darían el mejor de los recitales, ahí estaban los músicos inundando el Luna Park de canciones. No puedo decir que estuvo increíble, hace rato que creo en su música. Puedo decir que Charly García sigue vivo, que las lágrimas que brotaron de mis ojos cuando entonó Anhedonia, hicieron que me diera cuenta que yo también lo estaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s