Confesiones de verano

Cuando tenía 17 años fui a ver a Fito Páez al centro de Bahía (en la ciudad de La Plata), presentando el disco Ey!. En ese tiempo Fito se ataba la mitad del pelo, de costado. Cuando terminó el recital el lugar se convertía en boliche. Empezamos a dar vueltas con una amiga y en un momento lo vimos. Me puse delante de él y le dije: Fito, dame algo. Él respondió: sacame lo que quieras. Así fue como le saqué la gomita del pelo, es de las comunes, color rosa. Aún hoy la conservo, pese a las mudanzas, en un alhajero. (Si Daniela Cardone viaja con su gato embalsamado, yo puedo conservar ese tesoro)

A mi el verano no me inspira, a mi el verano me transpira..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s